Searching...

30 días de septiembre a través de El Litoral

En este aniversario del golpe de Estado que derrocó a Perón, propongo un sobrevuelo por las páginas del diario El Litoral durante todo el mes de septiembre de 1955. El vespertino registró pocos de los sucesos que llevarían al derrocamiento de Perón y bastante de los primeros días post-golpe. Propongo esta lectura, recortada por mí, obvio, pero con muy pocas acotaciones de mi parte. Se pueden sacar conclusiones, pero lo dejo a juicio del lector. Intento una escritura aséptica, pero no doy absolutamente ninguna garantía.

Aclaración previa: Como era habitual para la época, el vespertino ubica en su portada noticias nacionales e internacionales, y en las páginas interiores las informaciones locales y regionales.

1º de septiembre

La tapa se hace eco de la manifestación que en Buenos Aires había clamado por la permanencia del presidente en su cargo. En páginas interiores, de cómo los santafesinos se habían congregado frente a la CGT para escuchar el discurso de Perón y los leves incidentes que se produjeron luego.

El editorial del día: El sesquicentenario de Echeverría.


2 de septiembre

Las noticias de portada se relacionan con el estado de sitio. El editorial: Nuevas sucursales bancarias.


3 de septiembre

El sábado 3, con mucha información internacional, la nota de opinión es sobre la inauguración de la 49º Exposición Nacional de ganadería e industrias, destacando los logros del sector agropecuario.


4 de septiembre

El día siguiente, los temas internacionales continúan dominando la tapa. El editorial: El nuevo recorrido de las balsas, un reclamo para mejorar la comunicación entre Santa Fe y Paraná.


5, 6 y 7 de septiembre

El lunes 5, la preocupación del diario en su editorial es El problema de las caballerizas que aún subsistían en el radio urbano de la ciudad. El 6, Obras públicas en Rafaela.

La industria azucarera en la provincia es el editorial del 7; se registra también la realización de un acto de desagravio a Eva Perón.

 



8 y 9 de septiembre

Los días 8 y 9 las tapas contienen más información nacional: Una milicia voluntaria crea la CGT y Diputados sancionó el régimen del personal de casas de familia; Inician acción civil contra implicados en la rebelión de junio; El general F. Lucero ha contestado nota de la CGT. Los editoriales se relacionan con La reforma electoral  y La industria farmacéutica del estado.



10 de septiembre

El 10 de septiembre la nota de opinión, El civilizador, realiza un homenaje a Sarmiento, “símbolo de una unánime aspiración nacional”.


11, 12, 13, 14 y 15 de septiembre

En los siguientes días los editoriales son: La ubicación de las fábricas, La publicación de sentencias, Sucursal bancaria en Santo Tomé, Necesidades del poder judicial y La salud del trabajador.






16 de septiembre

Llegado este día crucial, la portada trae un título que ocupa las nueve columnas del diario: Hubo alzamientos aislados en el país. Ha sido implantado el toque de queda. Las repercusiones en Santa Fe, son publicadas bajo el título Completa tranquilidad reinó durante el día en nuestra provincia. Allí se califica al alzamiento como una “nueva intentona subversiva”.

El editorial del día: Por más y mejores caminos.


17 de septiembre

Ese sábado, la tapa incluye una foto y el titular vuelve a ocupar todo el ancho de la portada: Las fuerzas leales reconquistaron la base de Río Santiago y Curuzú-Cuatiá.

Absoluta tranquilidad continúa imperando en la provincia de Santa Fe, reseña el cierre de comercio e industrias el día anterior, el toque de queda, la vigilancia de edificios públicos. Describe que los santafesinos vivían con incertidumbre y nerviosismo colectivo” los “hechos subversivos”.  La ciudad y la provincia permanecían ajenas a lo ocurrido y sólo fueron conmovidas por la movilización de efectivos militares hacia Córdoba.  En otra nota, se informa que se impidió un intento de apoderarse de la base de Reconquista.

El editorial: Necesidad de una ruta de acceso, sobre obras en la Ruta 19.


18 de septiembre

El domingo 18 el esquema de tapa se repite: Anuncióse oficialmente que continúa en Córdoba la reducción de rebeldes. Por primera vez en los días analizados, El Litoral dedica un editorial al tema nacional. El mandato de la hora analiza el momento. Así se inicia:
A medida que las horas transcurren, con esa pesada lentitud que sólo el dolor provoca, los argentinos vamos sintiendo, cada vez más agudamente, la magnitud de la tragedia que padecemos. Se diría que todo esto más es una pesadilla de sueño que una sombría realidad de este instante. Lo cierto es que el ánimo de la población se siente encogido bajo el peso abrumador de los acontecimientos, como si una oscura fatalidad implacable se hubiese desatado sobre el país, así como se desatan las furias incontenibles de la naturaleza sobre las poblaciones indefensas. Todo parece tan irracional, tan inhumano, tan imprevisible, que el pueblo todo, sin distinciones artificiosas de cualquier especie, sólo puede sentir en su alma el dolor de la Patria común. Cada argentino siente como propio y singular este dolor colectivo. Pero lo peor que pudiera acontecernos en estas horas trágicas sería entregarnos a una pasiva resignación de sumisa impotencia. No; hay que despertar las energías de la razón. A las oscuras pasiones hay que enfrentarlas con una lúcida reflexión. No hay fatalidad que pueda vencer la voluntad de un país a poco que éste se afirme en una decisión de concordia.
Destaca el editorial que el argentino es un pueblo civilizado, y joven. Y esa juventud “puede ser nuestro pecado”, pero también “nuestro más valioso resorte anímico para superar rápidamente las adversidades ocasionales”.

Pide El Litoral que prime la voz de la razón y que no se deje ninguna decisión a la suerte de las armas. A continuación imprime una frase que haría escuela en los días siguientes, una gran zoncera: “No puede haber vencedores ni vencidos”.  “Sólo la Patria ha de ser la única vencedora sobre su propio infortunio”.

El diario clama, entonces, por las “reservas morales” del país:
Aparezcan, de una vez, en medio de la refriega, las reservas morales, que las hay, capaces de conjugar el verbo de la fraternidad. Serán escuchadas. La Patria, esperanzada, es ahora más que nunca un surco abierto, como ancha herida, dispuesto a recibir la fecunda siembra de la buena voluntad. Que sea más breve esta noche prolongada y que alumbre la luz del sereno amanecer.

19 de septiembre

Con el mismo estilo que en los días anteriores, el 19 la tapa reza: Ofreció su renuncia el general Juan Perón. Se negocia el cese de las hostilidades. El presidente optó por renunciar en vista de la “amenaza a los bienes de la nación”.

De los movimientos en Santa Fe, se reseña la exhortación del interventor a mantener la calma y el desmentido de la Guarnición Militar acerca de la llegada de heridos procedentes de Córdoba.

El editorial de ese día es Acertada medida de gobierno. ¿Qué gobierno? En fin: un elogio a un decreto provincial para destinar ayuda a municipios de segunda categoría.


20 de septiembre

La tapa lleva el titular: Se han iniciado hoy las tratativas de paz a bordo del buque “La Argentina”. En el ámbito local, se enfatiza la serenidad con que los santafesinos recibieron el armisticio. “Verdadera satisfacción e íntima alegría” expresó la ciudadanía “por ver terminado un conflicto que pudo tener más trágicas y funestas consecuencias”.

Se describe luego el embanderamiento de la ciudad y la manifestación que con “todo orden” se realizó en el barrio sur. Acá hay otra versión de ese “orden”.


21 de septiembre

Ese miércoles, la tapa dice: Se ha llegado a un completo acuerdo. El general E. Lonardi asumirá el gobierno. La crónica local destaca la formación de un nuevo gobierno en la provincia, las manifestaciones que mostraban “su extraordinario entusiasmo que se traducía en vivas a la Patria y a la Libertad”. Pese al “espectáculo festivo”, se da cuenta de algunos incidentes, con muertos y heridos.

El editorial La normalización del país señala:
La experiencia de estos años pasados debe ser recogida honradamente y como miembros de una sociedad civilizada, todos los argentinos debemos proponernos, de hoy en adelante, colaborar firmemente en la reconstrucción de un modo de vida, en el establecimiento de una convivencia de la que estén desterrados el rencor, el espíritu de revancha y el odio.
Retomando la idea de las “reservas morales” El Litoral convoca a “todas las clases sociales, de acuerdo con su importancia, influencia y madurez”. Aspira el diario a la unidad del pueblo “sin distinciones”.
Al finalizar esta dura prueba y el país con un gobierno provisional, nada mejor que repetir la vieja expresión, argentina por su contenido emocional, ni vencedores ni vencidos, entendiendo que hablamos de quienes han participado lealmente en la disputa de sus puntos de vista, porque el armisticio no debe amparar a los culpables de violencia, abuso, torturas, peculados y atropellos a las normas elementales de la vida social, prácticas malsanas que deberán desterrarse para siempre de las costumbres políticas y administrativas del país para asegurar su paz interna y su prestigio internacional.

22 de septiembre

El día 22, la tapa anuncia: Se difirió para mañana la asunción del cargo por el general E. Lonardi y se publica la proclama del 16 de septiembre. Se informa del regreso y recibimiento “popular” a las tropas del Regimiento 12 con muchas fotografías; se publican las impresiones de un estudiante bajo el título Vuelven los muchachos; se transcribe una resolución del Arzobispado en la que se proyectan misas especiales y el repique de campanas de todas las iglesias para el momento de asunción del nuevo gobierno.

El editorial es Libertad y progreso.

¿Cuál puede ser el imperativo argentino de la hora, con pretensión justa de permanencia absoluta, justificado histórica y moralmente ante la misma Nación?”, se pregunta el diario. “¡La libertad y el progreso!”, se responde.

El orden, la justicia y el respeto a los derechos de la libre iniciativa, al trabajo y a la organización con fines útiles, como la posibilidad franca del ejercicio de la libertad política, de pensamiento y de culto, está implícito sin retaceos en el concepto de una convivencia nacional de libre opinión pública”, continúa.

Más que libertad y progreso, es orden lo que pide:
Todas las buenas intenciones de los enunciados legales de carácter social, que ordenan beneficios públicos, económicos, jubilatorios, de salud, instrucción, etc., son ilusorios si no se asientan en la base de una economía positiva de trabajo y producción, asistida y subvenida por las realidades eficientes del progreso científico y técnico. No se puede prodigar una asistencia médica al día si las universidades no nos tributan ininterrumpidamente el fruto de los jóvenes estudiosos y de  competencia, nutridos con los conocimientos de los maestros aptos. La coincidencia igualitaria de la democracia, no se funda en la ignorancia ni en la sumisión, sino en el orden de las leyes justas que respeten los derechos individuales, emanados de la libertad de un país de progreso.

23 de septiembre

Este día asume Lonardi como presidente. La información se lleva toda la tapa. Destaca El Litoral en su sección local: Tuvo lugar hoy una concentración para escuchar la transmisión del acto que se cumplió en Buenos Aires. En la crónica se subraya la tranquilidad con que se festejó en aquellos días “el triunfo de las fuerzas armadas que salieron de sus cuarteles con la única bandera de la libertad”. Todo fue con “cordura”, “moderación” y “puro argentinismo y democracia”.

Parte de esa crónica transcribe algunos comunicados del delegado interventor. Uno de ellos se refiere al retiro de imágenes y leyendas. Abogaba el funcionario por evitar actos agraviantes, con lo cual disponía que las que tuviesen relación con “el gobierno depuesto” se entregarían a quienes correspondiese o se guardarían bajo inventario. Recomendaba al pueblo mantener “una decorosa calma y ecuanimidad, dando un ejemplo de cómo la cultura no es una mera palabra entre nosotros sino la expresión de una realidad del alma y espíritu argentino”. Y agregaba: “Hay muchas formas de expresar la alegría del triunfo, pero la más noble es respetando el dolor de los caídos”.

El editorial del día: Las conquistas sociales. “En materia de conquistas sociales es difícil dar pasos atrás”, decía el diario.


24 de septiembre

Con un poco de menor presencia en la portada, pero con foto, dice El Litoral: Reseñó la acción de la flota el contralmirante Rojas.

Este día, el vespertino publica palabras del nuevo interventor, que un día después serán contestadas con la vehemencia de un ofendido. En la crónica En un acto de amplia adhesión al movimiento revolucionario prestó juramento el interventor coronel Juan Bautista Pica, se destacan algunas de sus palabras. Pica se mete con la prensa. Tiene dos frases que sublevan al democrático diario. Dijo: “que la revolución se había encendido para restaurar la dignidad nacional; para mantener el respeto fiel a las instituciones democráticas, que hasta ahora no existieron sino en la propaganda de los diarios oficiales mercenarios*”. La multitud, dice la nota, entonó: “Prensa libre… prensa libre. La otra frase de Pica rescatada por El Litoral es: “Se refirió luego a la actitud de cierta prensa, que hasta hace pocas horas se hallaba a favor del gobierno de opresión, pero que después ha recapacitado frente al hecho consumado de la revolución triunfante*”. A buen entendedor… Pero el diario se sintió agraviado, y le contestó al día siguiente.  Ya lo veremos.

Seguimos en el 24 de septiembre. El editorial: Palabras de cordura. Se refiere a las declaraciones de Eduardo Lonardi tras su asunción.
Hacía falta retomar contacto con una expresión de gobierno adecuada a la cultura y el progreso general del país, cuyo pueblo, como lo ha demostrado en todas las oportunidades en que le ha sido posible, no es partidario de la violencia ni el desenfreno, aunque, y es necesario puntualizarlo, sobrevivan en su seno minorías oportunistas y obcecadas, estimuladas por las directivas antidemocráticas y por el mal ejemplo.
Entre otras cosas dice el editorial que el derecho a la libertad de reunión, asociación, palabra y prensa, “es fundamental y no admite retaceos de ninguna clase, censuras ni restricciones”. “Existe o no existe y nosotros y la opinión sana del país desea que exista”, dice. Nosotros y la opinión sana...


25 de septiembre

La tapa del día marca la designación de ministros y el reconocimiento de los Estados Unidos al nuevo gobierno.

El imperio de la sensatez es el editorial. Vuelve a la frase que olvidaría algún tiempo después: Ni vencedores ni vencidos. “Felizmente esta es la consigna muy sensata de la revolución triunfante”. “Para que la concordia sea posible es de absoluta necesidad que los vencidos no se sientan vencidos, que no se cultive en el ánimo de ningún argentino la pasión del resentimiento, la más oscura y negativa de las pasiones humanas”. La llegada de Aramburu fue un ejemplo de lo errada de esta apreciación. El diario pudo equivocar el juicio, pero leer, por ejemplo, lo que publicó ante el alzamiento de junio de 1956 demuestra que era sólo una pose.

En nota aparte, El Litoral contesta la ofensa que le había inferido el coronel Pica. Bajo el título El juicio del interventor sobre la prensa, se relata que tras las palabras del coronel, un grupo de jóvenes “nos agravió”. “Esta fue la consecuencia de una precipitada generalización sobre la prensa, o sea del primer acto político del actual interventor de Santa Fe”.

Atención con la frase que sigue: “Por nuestra parte, sintiéndonos heridos o chamuscados* por las expresiones del nuevo interventor, opinamos que estas no son conclusiones legítimas, deducidas del examen de la situación que durante años ha padecido en particular la prensa nacional”. Pica, que confundió “la víctima con el victimario”, tendría que “recapacitar” para poder señalar y no generalizar.


26, 27 y 28 de septiembre

El lunes 26, en la tapa, continúa la pérdida leve de espacios del nuevo gobierno y vuelve a ganar, también levemente, la situación internacional.

En su editorial, Llevar confianza al campo. Las entidades “representativas” reclamaban un tipo de cambio preferencial. Hay discusiones que persisten: “la tarea de urgencia de las nuevas autoridades ha de ser la de llevar confianza al campo, para que este vuelva a convertirse en el puntal de la economía argentina”.

Al día siguiente la portada no lleva un título demasiado destacado. Todo se va diluyendo.

El editorial: El transporte urbano de pasajeros.

El 28, desde la tapa, El Gral. E. Lonardi se refirió a su gestión. En páginas interiores, El Litoral se queja de que aún no tuviera carácter efectivo la designación del interventor. En el editorial La atención de la salud pública, señala que uno de los problemas básicos a encarar por la nueva gestión es revisar designaciones y alejamiento de profesionales.

Una pequeña nota: Nuestra edición de hoy, explica: “Para que nuestros lectores tengan una idea de la situación que se nos creó en estos días por la falta de papel, que nos obligó a reducir el número de páginas en momentos en que había mayor interés por las noticias, les comunicamos que esta edición fue impresa en papel que recién recibimos en las últimas horas de esta misma tarde”.




29 de septiembre

En tapa, por primera vez en mucho tiempo, una información local, a cinco columnas: Designó el gobierno nuevo interventor en Santa Fe. El otro dato: Resolvióse constituir una junta consultiva con partidos políticos, la semilla de la Comisión Investigadora.

El editorial: Las organizaciones sindicales. El presidente había manifestado un compromiso de “respeto absoluto de los derechos individuales y colectivos expresados a través de los distintos tipos de organización”. Lonardi había afirmado que no pensaba intervenir la CGT. Mientras no hubiera injerencias estatales, todo estaría bien, decía El Litoral.


30 de septiembre

En el último día del mes recorrido, el editorial Trabajadores sin jubilación, vuelve al tema del transporte urbano y sus trabajadores: no estaban afiliados a ninguna Caja previsional.

Sobre las maniobras dolosas del gobierno depuesto se informó, es un cable de la agencia UP donde se prefigura el Libro Negro de la Segunda Tiranía. Una “Guía del delito”, donde se revela el envío de monedas de oro a Suiza, negociados de Juan Duarte, instrucciones a la prensa, promesas de mostrar a los periodistas el listado de ropas que solicitó Perón por intermedio del embajador del Paraguay cuando estuvo asilado en la embajada de ese país, los “tesoros” hallados en el ex palacio Unzué, etcétera.

Libertad y pornografía es un suelto preocupado por la exhibición de ciertas publicaciones “muy poco decorosas” cuyas ilustraciones “constituyen una deplorable demostración del mal gusto fotográfico o pictórico”.
Esta pública exhibición de femeninas desnudeces excitantes empezó muy tímidamente. Al principio, nos pareció una saludable reacción contra cierto espíritu gazmoño muy aldeano, contra cierto puritanismo ficticio de exacerbada castidad capaz de exigir, por lo menos, que se cubriese con una púdica ‘robe de chambre’ la limpia desnudez marmórea de alguna estatua clásica.
Hermoso. Pero los desnudos artísticos, dice el diario, dieron paso a “una cada vez más desembozada intención pornográfica. Ahora, la malicia exhibicionista está a la vista, demasiado a la vista”. Libertad vs. Libertinaje. Sana voluptuosidad vs. Vicio estéril. Salud vs. Corrupción.

Sigo, y perdón que no tenga nada que ver con el golpe, pero es una muy linda pieza que, si se mira en su contexto, tiene que ver…
La pornografía acusa un síntoma muy agudo de alarmante morbosidad decadente en las sociedades que la aceptan. Es un veneno espiritual; equivale a la toxicomanía. Ambas son excitantes de la imaginación, a los cuales necesitan acudir los organismos decrépitos, desesperados por gozar un instante de placer. Amargo place efímero que se paga a precio muy caro en detrimento de la salud física y moral de sus víctimas.
Sigue: “¿Tanto hemos caído en la escala zoológica que ya estamos de regreso a la altura animal de los simios lúbricos y bestialmente impunes?

Hablando de simios… ¿Tanto hemos caído en la escala zoológica?

***

*Resaltado mío

Posts relacionales al golpe de estado de 1955:
Aniversarios del golpe: http://historiascolaterales.blogspot.com.ar/2014/09/la-libertadora-segun-pasan-los-anos.html

1 comentarios:

Juan Andres Gianfelici dijo...

Qué buen laburo !! Interesante.
Saludos

 
Back to top!